Impuesto a las ganancias: normativa actual

Desde principios de marzo del corriente año empezaron a funcionar en nuestro país las nuevas normativas introducidas por la Ley de impuesto a las ganancias Nº 27.346. La flamante Ley se había dictado a fines de 2016 dándose a conocer en el Boletín Oficial.
Esta nueva regulación de impuesto a las ganancias, consensuada por senadores tanto del oficialismo como de la oposición a partir del último proyecto legislativo consensuado por el Gobierno Nacional, las provincias y la CGT, beneficiará en mayor medida a los salarios medios y pagar menos impuestos según las deducciones.
En el área de los asalariados se determinó que un trabajador sin familiares a cargo será alcanzado por el impuesto a las ganancias con un sueldo mínimo de 23.200 netos o 27.934 brutos. Por otro lado, una persona con familiares a cargo (casado con dos hijos) 30.700 netos o 37.000 brutos.
Asimismo, gracias a las escalas actuales aquellos trabajadores solteros que perciban un sueldo de hasta 50.000 pesos brutos serán los más favorecidos. Mientras que los salarios de más de 60.000 pesos tributarán menos pero seguirán respondiendo a la alícuota marginal del 35%. Cabe aclarar que en enero de cada año las escalas, el mínimo no imponible y las deducciones se actualizarán según el índice RIPTE de octubre del año anterior.
En cuanto a los jubilados, se dictaminó que tributarán aquellos haberes que cumplan estas dos condiciones: cuyo sueldo precedente haya estado sujeto al impuesto a las ganancias y que el haber en cuestión supere en seis veces al haber mínimo garantizado.
Una novedad tributaria que introdujo la nueva normativa de impuesto a las ganancias es el rubro de los judiciales, aunque sólo se verán sujetos a la carga impositiva aquellos que sean nombrados a partir del 1 de enero de 2017.
Por otro lado, las deducciones también son un aspecto novedoso de la nueva Ley. Las nuevas deducciones se ampliaron en relación a las viejas y permiten pagar menos impuestos. En cuanto a cargas de familia se pueden deducir $48.447 por cónyuge y $24.432 por cada hijo o hijastro menos de 18 años o incapacitado para trabajar. Sin embargo, ya no podrán deducirse otros vínculos familiares como padres, suegros, hermanos, etc.
En cuanto a otras deducciones cabe destacar: por viáticos se podrá deducir hasta un 40% de la ganancia mínima no imponible. Por alquileres se podrá deducir hasta el 40% anual de la suma pagada por el impositor a razón de alquileres de casa habitación, pero sólo si el contribuyente no tiene ningún inmueble a su nombre. Por último, las horas extras en días normales pagarán ganancias pero no harán que el trabajador suba de escala. Sin embargo, las horas extras realizadas en días inhábiles y feriados no pagarán ganancias.

Deja un comentario